Últimos artículos:
Patrick DSP en Custom Club, Sevilla.

 

Por primera vez en Sevilla y gracias al colectivo Corrosive, tuvimos el placer de disfrutar de una sesión a cuatro platos, del productor de techno canadiense afincado desde hace años en Berlín, Patrick DSP.

Además de deleitarnos con su música, Patrick se prestó muy amablemente a contestar unas preguntas que teníamos para él.


Antes que nada, desde Karytas Crew queremos agradecerte los buenos momentos que hemos compartido desde el otro lado del escenario y decir que es todo un placer poder disfrutar en vivo de tu música, tu arte y tu compañía.

Para comenzar, cuéntanos… en tu infancia, ¿cuál es el primer recuerdo que tienes musicalmente hablando y enqué momento supiste que la música sería tu forma de vida?

Respuesta: Es una pregunta compleja, ya que creo que fueron muchas cosas las que me hicieron sentirlo. Cuando tenía 12 o 13 años mi hermano me introdujo en la electrónica de los 80 y me hice muy fan de grupos como: OMD, New Order, Depeche Mode (por supuesto), Pet Shop Boys… realmente crecí con todo aquello. Pero lo que verdaderamente llamó mi atención fueron grupos como “Bomb the Bass”, “M.A.R.S” y todos aquellos que comenzaron a “samplear” música y a cortarla… de modo que empecé a interesarme por los “mega mixes”,  nuevos sonidos, y mezclas, es una larga historia. En fin, que al escucharlas reconocía partes de temas que ya había escuchado en la radio; todo aquello me hacía pensar, ¿cómo lo hacen? ¡quiero saberlo!, no sabía muy bien porqué, pero me emocionaba. Esto es lo que podría considerar como lo primero que me hizo sentir que la música sería mi modo de vida, lo demás fue viniendo solo.

P: ¿Cómo fueron tus comienzos?

R: Mis comienzos fueron por puro azar, fui muy afortunado, creo. A mitad de los años 90, solía ir a muchas fiestas, amaba la música y un día fui a una tienda de discos a comprar entradas para un evento ( no recuerdo bien para cuál), el chico de la tienda me dijo: tienes pinta de dj; a lo que yo contesté: No, no lo soy, colecciono música pero no mezclo; entonces dijo: pues deberías, ¿podrías hacer unas mezclas para mí? Me dio un surtido de cien cintas y me dijo: haz una selección, mézclalas y yo las vendo. Yo acepté, elegí mis favoritas y se las llevé. Se vendieron bien, por lo que creo que tuve mucha suerte. Antes de eso, había puesto música en fiestas de amigos míos, pero sin mezclar, simplemente ponía un tema tras otro, porque mis amigos sabían que era un apasionado de la música y que tenía muchas cintas y cds.

De manera seria, podría decir que empecé hacia el año 98 o el 99 cuando me compré mi primer sintetizador y aprendí a utilizarlo yo solo. Aprendí lenguaje MIDI, a conectarlo todo, a usar distintos sintetizadores… todo de manera autodidacta, sacando libros de  bibliotecas, ya que por aquel entonces no había apenas ningún dj en mi zona con quien compartir información, ni escuelas o cursos como ahora.

 

P: Cuéntanos el momento más entrañable de tu carrera. ¿y el más duro?

R: Bueno, realmente creo que todos los momentos pueden ser duros y buenos a la vez. Cuando empecé en el mundo de la electrónica y toda esta cultura, me compré un recopilatorio de temas de muchos artistas de música techno “Trance Europe Express” y junto a él venía un libro sobre la “Love Parade”, leyendo aquel libro, pensaba que estaba a miles de galaxias de pinchar en un sitio como ése por ser de una pequeña ciudad en medio de ninguna parte en Canadá, pero a la vez soñaba con ello. Finalmente, en 2008, conseguí pinchar en la “Love Parade”. Lo recuerdo como algo genial, un sueño hecho realidad, por lo que puedo considerarlo uno de mis momentos dorados dentro de mi carrera. Al mismo tiempo tuve que trabajar muy duro para conseguirlo, de modo que es memorable por ambas cosas.

P: A la hora de actuar ¿qué es lo que te hace falta para sentirte cómodo en el escenario y así poder darlo todo?

R: El público, los asistentes. Siempre he tenido cierta dificultad grabando sesiones en casa, porque cuando pinchas para ti mismo y conoces toda tu música, puedes casi cantarla si quieres, por lo que no llego a alcanzar un nivel de inspiración suficiente como para grabar una buena sesión, porque no obtengo la energía que transmite el público o alguien que esté disfrutando de ello. Para mí mezclar o actuar es darle al público lo que ellos quieren oír, lo que necesitan escuchar y ellos te devuelven energía, así, observándolos es fácil reconocer si quieren algo más duro o más suave en cada momento, de modo que les proporcionas como una especie de viaje a través de la música. En consecuencia, diría que lo  más importante para sentirme cómodo mientras actúo, es que la gente se divierta, disfrute la sesión y se meta en la música.

 

Con tanto viaje y kilómetro recorrido, repartiendo felicidad y buenos momentos, seguro que habrás tenido alguna que otra historia de esas que superan la ficción. ¿Cuál es tu mejor recuerdo?

(Se lo piensa bastante…)

Bueno, te contaré una historia, que no es exactamente sobre ningún viaje, ya que es en mi ciudad natal, Toronto, pero que en cierto modo sí que supera un poco la ficción. Allí, un amigo mío compró una iglesia, con el fin de transformar el edificio para montar apartamentos, una idea inteligente, ya que él es un chico muy listo. Pero mientras obtenía los permisos, proceso que le llevó un año y medio aproximadamente, decidió usar el espacio para montar fiestas todos los fines de semana. El edificio estaba en un sitio aislado, podíamos hacer el ruido que quisiéramos, de modo que durante todo ese año y medio estuvimos haciendo fiestas privadas, entre los amigos (quizás 20 o 30 de nosotros) en una iglesia. Sacamos todo fuera la dejamos prácticamente vacía, excepto el altar, que era donde pinchaba el dj. ¡Lo pasábamos genial! Y he de añadir que allí hice la sesión más larga de toda mi vida: 32 horas. Podía hacer lo que quisiera! Ya que era el sitio de mi amigo y no éramos más que un grupo de colegas, compartiendo música y pasándolo bien.

P: Cuando produces ¿cómo lo haces? Cuéntanos un poco tus manías, tu rutina, y el hábitat natural donde se desarrolla.

R: Mi manía: querer hacer siempre las cosas mejor y perfeccionar mi trabajo más y más; es un deseo terrible, ¿no crees? Me considero un poco freak y exigente conmigo mismo, siempre intento alcanzar la perfección y la máxima organización, en la medida de lo posible. Me cuesta mucho pensar que está todo bien y dejar que las cosas salgan solas…, aunque sé que todo no puede ser perfecto, esa es mi pequeña “demencia”.

El hábitat donde trabajo es mi estudio. Allí día a día trato de crear nuevos sonidos, hago remezclas, produzco música, remasterizo temas de otros productores y también imparto cursos de producción musical. Además, desde allí promuevo mi música, por supuesto. Siempre trato de hacer cosas diferentes en relación con la música, si no, termino aburriéndome de hacer lo mismo cada día. Esa es mi rutina, mi trabajo.

Pero lo que realmente me hace progresar es mi dedicación, mi devoción por todo esto y el hecho de que cuando quiero saber algo, investigo acerca de ello para aprenderlo por mí mismo, es mi modo personal de funcionar.

Y tal y como está el panorama actual en el mundo de la música ¿ves luz al final del túnel?

(De repente, alguien entra y apaga la luz del backstage y la habitación se queda a oscuras)

R: No, porque alguien acaba de apagar la luz, así que no veo nada. ¿Podéis encenderla, por favor? Muy oportuno. (Risas)

(Vuelve a encenderse la luz)

R: Bien. Al final, todas las políticas de privacidad no tienen mucho significado, ya que las personas intentarán hacer  lo que quieran, lo que hayan hecho siempre. El hecho de legalizar o ilegalizar algo no parará a la gente; un ejemplo comparable pueden ser las drogas, las apuestas en algunos países o el alcohol en otros. Si la gente lo desea con mucha fuerza, lo hará. Creo que gran parte de los copyright y demás políticas de privacidad no son exactamente el problema, son las empresas que temen perder un negocio que siempre les ha funcionado. Desde mi punto de vista es una cuestión de evolución,  de progreso.  Por lo que no es justo que se haya hecho una ley que prohíba las descargas, en el fondo está mal, ya que está entorpeciendo la evolución de esta industria. Pienso que tendrían que cambiar las estrategias, hay un montón de maneras de hacer dinero, hay una gran cantidad de maneras de mantener a las personas interesadas, no se puede mantener a las personas adheridas a cosas que se hacían en los viejos tiempos, porque la vida cambia. Qué respuesta más profunda, no?

¿Cómo crees que será la evolución natural de la industria musical?

Ésta va de la mano con la que acabo de responder.

Creo que si a la gente le gusta, tanto mi música, como toda la demás, va a pagar por ella, va a ir a los espectáculos, fiestas y conciertos y va a seguir apoyándola a su manera, si es que todavía le gusta lo suficiente. Pero castigar a las personas por no seguir haciéndolo a la vieja usanza, no es un modo acertado de apreciarlas como fans. Así que desde mi punto de vista el futuro de la música, realmente, depende de lo que la gente quiera, de cómo actúe frente a estos cambios recientes y cómo actúen las empresas en consecuencia. Como ya he dicho antes, aunque todo gira en torno al miedo de las grandes compañías a perder su dinero, hay un montón de maneras de seguir haciéndolo, sólo hay que cambiar las estrategias.

En estos momentos ¿en qué proyectos estás inmerso y cuáles tienes en mente para el futuro?

Ahora mismo tengo un proyecto musical con Dj Rush en el cual yo llevo la logística y él las relaciones públicas, trabajamos mano a mano, a mí me gusta la organización y a él le gusta el trato personal con la gente. Juntos alcanzamos cierto equilibrio y para mí es muy cómodo trabajar con él, ya que es muy amigo mío y lo considero una persona admirable. También tengo otro en marcha con Dean Rodell, dj y productor. Dean tiene un sello de techno llamado “Unknown Forces” y aunque actualmente se dedica al Drum&Bass, sigue llevando adelante este sello y produciendo techno, y yo lo acompaño. Además tengo proyectos entre manos con Frank Kvitta y O.B.I, entre otros, y otro para más adelante con Ben Long, de los Space Djz, le haré el diseño de su nuevo estudio de grabación, y también del nuevo estudio de grabación de Rush, estaré muy ocupado con todo esto a partir del verano.

Desde Karytas Crew sólo nos queda darte las gracias por colaborar con nosotros y si quieres añadir algo más, este es tu momento…

R: ¿Éste es mi momento? genial, siempre me ha gustado tener un momento para mí. Muchas gracias por este rato, por todo en general, ha sido un viaje increíble aquí a Sevilla, la ciudad es preciosa, la gente es muy agradable, cálida y acogedora, la comida es increíble, me he enamorado de la ciudad, ¡es genial! Tengo que volver para pasar unas vacaciones y conocer un poco más sobre su historia y su cultura. Viajar es una de las cosas que más me gusta hacer, creo que soy muy afortunado al poder visitar nuevas ciudades, conocer su cultura y a sus gentes … para mí de eso se trata la vida en cierto modo, creo que tengo mucha suerte al poder hacerlo. Gracias por mostrarme tu ciudad, por ser tan amable y cálida y por venir esta noche.

 

Share


  1. ¿Tienes algo que decir?



0